Piscinas en áticos y terrazas, ¿por qué no?